Muchas personas y escuelas pretenden que un profesor de idiomas debe ser nativo, pero yo, definitivamente no concuerdo con esto. SALVO para niveles altos.

Yo siempre digo que el lema “profesores nativos” sirve para la mercadotecnia de una escuela de inglés, pero, solamente para eso.

¿Por qué?

Los no nativos, son personas que estudiaron el idioma inglés desde cero. Esto les permite tener una empatía con el estudiante, porque vivieron en carne propia los problemas que enfrenta el estudiante.

Para un profesor nativo, la base del inglés es lógica y obvia. Lógico, ¡es su idioma nativo! Pero para el estudiante, lo que parece ser lógico para el profesor, no siempre es lógico para el que está aprendiendo inglés. En la gramática por ejemplo, el no nativo puede entender los problemas que enfrenta el estudiante, porque él mismo los enfrentó, o los consideró ilógicos en su momento.

Un no nativo también puede tener la función de un modelo. Si un estudiante nota que su profesor pudo llegar a dominar el inglés siendo un no nativo, esto tendrá un efecto retador y motivador.

Es cierto que no es recomendable mezclar el idioma nativo con el idioma de aprendizaje, en este caso el inglés, pero de repente es más fácil y rápido (y por ende productivo) explicar una u otra regla gramatical en español… Considéralo como hacer una pequeña trampa, pero para el bien del curso. Sólo es cosa de no hacerlo costumbre.

Otro factor, aunque esto también depende de la personalidad del profesor, es la pasión. Así es, la pasión para enseñar inglés. Todos los que aprendemos inglés, o ya lo aprendimos, lo hacemos muchas veces por necesidad, en su mayoría por casos profesionales. En este mundo globalizado, el no hablar inglés no es opción.

Y algunos que aprendieron inglés, después se convierten en profesores. Los que lo hacen, es porque encontraron algo en este idioma; sea su literatura, su cultura, lo que les dio una chispa que se volvió pasión. Y un instructor apasionado por el idioma, lo hace un buen profesor.

Claro, con esto no digo que no haya profesores nativos de inglés con pasión.

Por lo mismo, los profesores no nativos dan un valor agregado a los estudiantes. Obviamente, estos profesores no nativos, deben tener un nivel C2 (el más alto) y deben estar capacitados para enseñar inglés.

Profesores no nativos, son ideales para enseñar en los niveles A1 hasta B2- en la escala CEFR.

Los niveles B2+ y por arriba, deberían trabajar exclusivamente con profesores nativos y que están preparados para enseñar inglés. Esto porque el estudiante que está en este nivel, empezará a enfocarse sobre las sutilidades del inglés: los detalles en la pronunciación, la entonación, los sinónimos… Y esto, un nativo lo hará mejor que nadie.

En conclusión, para aprender el inglés, es recomendable trabajar con nativos y no nativos. En una situación perfecta, es bueno empezar con unos no nativos, para los niveles A1 y A2. Para los niveles B1 y B2, deberás buscar una mezcla de profesores nativos y no nativos. Y definitivamente para los niveles más altos, exclusivamente con nativos.

Más sobre los cursos de inglés en inmersión total

Más artículos.



BART PETER. Sígueme:

Aprender Inglés ¿con o sin profesores nativos?